LA POSGUERRA: LA BELLEZA DEL “SLOW-FASHION” / POST-WAR: THE BEAUTY OF “SLOW-FASHION”

Sewing tools
Image via Wikipedia

La alta costura comenzó a perder parte de su poder en la década de 1940. La Europa de la posguerra deseaba recuperar aquél sentido del estilo femenino que se había perdido en las sombras de las fábricas de municiones y el Ejército de la Mujer. Cuando en 1947 se vió nacer el “New Look” de Dior, la gente lo quería. Algunas grandes tiendas departamentales tenían el derecho de recrear diseños elaborados por la alta costura para venderlos a precios altos, pero Gran Bretaña, al menos, estaba todavía racionando la ropa, y pocas mujeres en toda Europa tenía los fondos para comprar ropa nueva. La actitud de lograr cualquier cosa que se vivió durante los ocho años anteriores, había enseñado a las mujeres que no había nada fuera de su alcance. Los patrones (moldes) de Vogue, que han estado disponibles desde 1899, y que vieron su primera oleada de éxito durante la Segunda Guerra Mundial, eran arrebatados con entusiasmo por aquellas damas desesperadas por recrear el “New Look” con un presupuesto bajo. Creatividad e individualidad eran las palabras de moda del día – ¿De qué otra manera se iban a crear esos vestidos “perfectos” dentro de las limitaciones de los pocos tejidos y nociones de la nueva silueta que habían disponibles?- / Haute couture began to lose some of its power in the late 1940s, when a post-war Europe, determined to regain a sense of feminine style lost to munitions factories and the Women’s Land Army, saw Dior’s 1947 New Look and decided that they wanted a piece of it. A few department stores had rights to recreate the designs, but Britain, at least, was still entrenched in clothes rationing, and few women across Europe had the funds for new clothes. The achieve-anything attitude of the previous eight years had taught women that nothing was out of their reach. Vogue patterns, which had been available since 1899 and seen their first surge of success during World War 1, were eagerly snatched up by those desperate to recreate the New Look on a budget. Creativity and individuality were the buzzwords of the day – how else were we to create that perfect dress within the constraints of the limited fabrics and notions of the new silhouette available?

En los últimos 30 años, hemos perpetuado un marcado descenso de aquellos (as) que saben realmente cómo cortar patrones y confeccionar vestidos, o incluso simplemente embellecer o modificar ropa existente. Tengo el recuerdo de mi abuela materna como una de esas mujeres que podían pasar horas frente a una máquina de coser inventando originales transformaciones para sus vestidos. Me cuenta mi mamá que ella siempre decía que si un vestido ya le quedaba grande o chico, no tenía por qué deshacerse de tan buena tela. Acto seguido: ¡dirigirse a la máquina de coser! Algunos de sus vestidos sobrevivieron a su partida. Dos los tengo yo. / In the past 30 years, we have evidently perpetuated a decrease in those who actually know how to cut patterns and make dresses, or even simply embellish or alter existing clothes. I have the memory of my maternal grandmother as one of those women who could spend hours in front of a sewing machine inventing original transformations for her clothing. My mom tells me she always said that if a dress was too big or turned too small for her, she had no reason to get rid of such a good fabric. Next step, she was with the sewing machine! Some of her clothes survived her departure. I have two. 

 

Fashion design class, 1948

Hoy en día la “moda rápida” ha florecido, obligando a los sastres y modistas de negocios antes más concurridos, a dedicar su trabajo a meras composturas, y a las grandes cadenas a traernos prendas robot en todos los tamaños y colores, pero si queremos algo individual y de una calidad decente y en forma, nuestras pocas opciones son las boutiques de firma o las de alta costura, inclusive una modista renombrada, pero en los tres casos habrá que despilfarrar una buena suma de dinero. Lo que yo propongo es que hagamos como aquellas señoritas y señoras de la posguerra y empecemos a ser mas concientes y proactivas. No estoy tratando de decir que debemos dejar de visitar a las famosas hermanitas Inditex, ni de caer en los encantos que H&M nos puede ofrecer a tan atractivo precio (aunque yo sí lo haré), lo que digo es que sí podemos reciclar nuestra ropa y bajarle un poco al consumismo. Optar por lo vintage y lo de segunda mano es otra buena forma de re-utilizar. / Today’s “fast fashion” has flourished, forcing the tailors and seamstresse´s busiest businesses before, to dedicate their work to simple repairs, and has opened the way to the big chains to bring us robot clothing in all sizes and colors, but if we want something individual and of decent quality and fit, our options are few: signature boutiques or high fashion, including a renowned fashion designer, but in all three cases we would have to be wasting a lot of money. What I propose is that we, as those young ladies and ladies of the war, start being more aware and proactive. I’m not trying to say that we should stop visiting the famous Inditex sisters, or not fall into the charm of what  H&M can offer us for a very attractive price (I will, though), What I’m saying is that we can recycle our clothes and turn down a bit the consumerism. Opt for the vintage and second-hand is another good way to re-use.

En éstos tiempos no hemos necesitado racionarnos el vestido debido a la escacés que ha dejado una guerra, pero creo que esta vez la escacés está asegurada para el futuro de este planeta si seguimos consumiendo (apoyando a la producción masiva) objetos de mediana calidad que acabarán siendo basura más temprano que tarde. Todo radica en tratar de alargar la vida de nuestras cosas, cuidarlas y ser creativos. Aqui en el blog, estaré poniendo ideas sobre cómo hacerlo, y links de gente que lo hace (por si aquello de las manualidades, costuritas y artesanías no es lo tuyo, puedas mandarlo transformar, limpiar o adoptar). ¿Y tu, ya haces algo al respecto? / In these times we have not rationed clothing due to the scarcity remaints of war, but I think this time the scarcity is assured for the future of this planet if we continue to consume (supporting mass production) all those medium quality items that will end up being away in the landfills sooner rather than later. Everything lies in trying to extend the life of our stuff, take care of things and be creative. Here in this blog, I will be putting ideas on how to do so, and links for people who do it (in case that the crafts and sewing are not your thing, you can send it to transform, clean or adopt). Are you doing something yet?

10 comentarios sobre “LA POSGUERRA: LA BELLEZA DEL “SLOW-FASHION” / POST-WAR: THE BEAUTY OF “SLOW-FASHION”

Agrega el tuyo

  1. ¡Hola amiga! Muchas gracias por tus comentarios :)
    Creo que si somos un poquito víctimas de la moda (y si no también), ahora más que nunca podemos sacarle partido a toda la ropa que podamos reciclar, renovar y re-utilizar. Aprovechar que literalmente ¡hay mucha tela de donde cortar!
    Muchas veces el origen de esas prendas no es tan bonito como nos lo podríamos imaginar. No se trata de much@s costurer@s felices pegando botones en un ambiente tranquilo y cordial…De pronto estaría bueno darnos una vueltita por las fábricas para ver el panorama (Hay una fábrica de zapatos, de marca reconocida que ahora no recuerdo bien, que está muy por debajo de las condiciones apropiadas para trabajar. Voy a buscar el artículo para postearlo).
    La publicidad…ese temita… es para una larga discusión. Lo que si te digo es que en lo que a moda respecta, por lo menos yo no estoy de acuerdo en que nos quieran vender las cosas como si tuviéramos que aspirar a ser como esas modelos raquíticas o kilométricas que nos meten en la cabeza por todos los medios posibles. Es lo que hablábamos hace tiempo con referencia a tu artículo sobre la belleza del cuerpo femenino a través del tiempo.
    La contradicción es mi eterna enemiga. Estar dentro del mundo de la moda (mas no de lleno en la industria y con un montón de quejas, gustos y disgustos, etc) y tener mis perspectivas, muy particulares, de lo que ésta significa, me ha sacado canas verdes al momento de tener que defenderme frente a la gente que, con mucha razón pero con cierta ignorancia (y gracias a ciertas personalidades que se han encargado de dar mas motivos) tacha a la moda de frívola, vacía, y estúpida. ¡¡Le tengo miedo a caer en la contradicción!! :s En fin, esa es una luchita que me he echado encima.
    Besos gordi.
    ¡¡Nos vemos pronto, futura novia!!

    Me gusta

  2. ¡¡Muchas gracias linda!!, Te cuento que ya me metí varias veces a Fashion Lovers, me gusta mucho también! El formato está muy pro! jejej! Felicidades igual bolu ;).
    Besos.

    Me gusta

  3. Hola amiga, me encanto tu articulo sobre la moda de la postguerra.
    Estoy super interesada en el tema y creo que todo lo que concierne al reciclaje también es una forma de moda, por eso es que algunas marcas copian o promueven lo Vintage, lo Eco friendly etc.
    De cualquier manera, esta medio difícil saber con certeza cual es el origen verdadero de la fabricación de prendas de las grandes marcas donde compramos, y eso versus la publicidad y nuestro amor por la ropa…esta bien dificil!! por eso siempre me encuentro en una gran contradicción.
    Creo que lo mejor sera usar bien todo lo que me compre, aprovecharlo, disfrutarlo y una vez que ya no lo use mas, regalarselo a al quien que todavía lo pueda aprovechar.
    Un beso!!!

    Me gusta

  4. ¡Gracias Stromp! En cuanto a lo del gusto por lo vintage, en parte estoy de acuerdo, más últimamente que se ha puesto otra vez de moda, pero no necesariamente. Mi gusto por lo viejo viene desde que era más chica, me acuerdo que compraba ropa en las ventas de garage de mis vecinos, y siempre me han gustado los mercadillos y casas de antiguedades. Conozco mucha gente que comparte el mismo gusto que yo por lo vintage de una manera más auténtica. ¿Recuerdas mi bolsa roja que usé para las fotos de Reforma? Esa bolsa es de Neiman Marcus, de los años 70s mas o menos, era de la mamá de Yuria, a eso me refiero). Entiendo lo de las “Rolling Stones”, empezando por el nombre…y pues si, han elegido ir con la corriente de la moda que dicta que hoy en día lo vintage vende. Diesel y Urban Outfitters, citando tus ejemplos, están contagiados de la ola vintage, pero estas marcas nos ofrecen productos nuevos (Diesel) y ropa de segunda mano, a veces vintage, otras no tanto (Urban Outfitters), pero su finalidad es siempre vender, producir, maquilar en grandes cantidades… Mi forma de proponer lo vintage es alargando la vida de las prendas que ya existen, que ya tenemos o que podemos heredar de las abuelas y remodelarlas, darles un nuevo uso evitando asi el sentir que tenemos que ir de compras una vez más, y otra mas ¡y otra mas! Ser creativos, como lo refiero en el post con las mujeres de aquellos días. ;) Besitos!

    Me gusta

  5. ¡Aby! ¡Si me viera ahorita estaría felíz! Me acuerdo también cuando arreglaba sus cajas de botones…cada vez que iba a su casa quería que me las prestara :) Me gustaría tener su máquina de coser.

    Me gusta

  6. ¡Excelente post! Creo que le da mucho más contenido al blog en general y situa a los demás posts dentro de un contexto mucho más humano y comprometido con lo social. De esa manera, se destaca de los demás.
    Mi problema viene a ser que el gusto por lo “vintage” es un producto de la producción en masa y de la mercadotecnia de las grandes productores de ropa como Diesel, Urban Outfitters, etc. etc. Sólo hay que ver las portadas de “Rolling Stones” para darnos cuenta de que lo viejo está de moda (sus portadas siempre son o de Bob Dylan o de Mick Jagger, etc etc). Está nostalgia por el pasado es un síntoma del consumismo, no siempre es su solución.

    Me gusta

  7. Eh!!! muy buen artículo,Aby remodelaba gran parte de su ropa y que modelos!! se distinguía por su buen gusto y creatividad sobretodo en vestidos de noche y trajes sastre .

    Me gusta

  8. Gracias. Es lo que hay que apoyar, volvernos mas creativos y tomar conciencia de que tenemos que empezar por ser mas responsables en cuanto al consumo y el cuidado de nuestros recursos humanos. Un beso! ;)

    Me gusta

  9. Muy buen punto y relevante. También creo que es mejor comprar buena calidad y que dure muchos años a comprar baratijas que provienen de empresas que emplean gente en condiciones deplorables y los explotan.
    Tomas Maier director de diseño de Bottega Veneta dice “Just Have Less” y se refiere a tener menos pero mejores cosas que provengan de un proceso sano de elaboración y que genere una cultura de “la buena factura.
    Hacer las cosas bien, cuidar a tus empleados y promover buenas condiciones, prestaciones y ambientes de trabajo es importante y agrega valor a todos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: